5.0
( Sobre 5 )

Los soportes más originales para proyectores

Publicado Por: Alfonso Medrano En: Root En: Comentario: 0 Golpear: 329

Actualmente es raro en el hogar no tener entre dos o más televisiones, y cada vez es más frecuente que alguna de ellas se sustituya o complemente con un proyector.

¿Y por qué comprar un proyector? Las ventajas son evidentes: el proyector nos proporciona una mayor visión al ser la pantalla más grande y su precio es menor que el de una televisión mediana. Pero, sobre todo, un proyector nos da mucha más libertad para distribuir el salón a nuestro antojo sin estar pendientes de una gran pantalla negra que ocupe la pared principal. En su lugar, también puede resultar discreto una pantalla enrollable.

¿Cómo ocultar el proyector?


Una solución habitual es alojar el proyector en el techo y darle acceso por una trampilla que sirve a su vez de registro y ventana a través de la que proyectaremos. Para ello es necesario disponer de un falso techo en la zona elegida pero no siempre tiene porqué ser en el interior del salón, basta con que haya falso techo en una estancia contigua: pasillo, cocina, terrazas, etc. desde cuya pared de separación podamos proyectar.

Otra solución es aprovechar un armario, que también puede ser de una estancia contigua, desde el que podamos proyectar atravesando la pared y colocando una pequeña trampilla abatible. En ocasiones podremos crear nosotros ese armario de modo que la parte alta, destinada al proyector, se abra por el salón y el resto dé servicio a la habitación de al lado.

Sin demasiadas complicaciones, lo cierto es que para que quede bien la solución que elijamos conviene que se tenga en cuenta desde el diseño de la vivienda, ya sea de obra nueva o de reforma. Con un poco de atención y gusto podremos integrar perfectamente nuestro proyector.


Los soportes


Aunque el proyector no es muy pesado, necesitará de una pequeña bandeja para sostenerlo. Si cuelga del techo, normalmente podremos usar la propia tapa de la trampilla si colgamos su perfilería del forjado. Esto resulta muy sencillo si previamente nos dejan unas varillas para ello porque de otro modo la cosa se complica un poco.


Conexiones y cableados


No tendría sentido integrar perfectamente el proyector y dejarnos los cables asomando por las paredes. Es necesario prever una toma de corriente lo más cerca posible del lugar elegido o incluso dentro de la trampilla de registro. Además, probablemente nos interese colocar una trampilla motorizada con mando a distancia que también necesitará de corriente eléctrica.


Materiales


Normalmente optaremos por trampillas que puedan disimularse en las paredes y techos. Por lo general, las tapas pueden revestirse con la misma pintura o acabado que necesitemos pero convendrá que nos aseguremos del agarre adecuado al material de la trampilla. Además, deberemos elegir un modelo de trampilla con la perfilería oculta si queremos reducir su apariencia a solo una línea.  


Comentarios

Deje su comentario